¿Hacia una mayor integración regional? Las implicancias de un acuerdo de inversiones y comercio entre EEUU y UE

La negociación del Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTPI) tendría una duración aproximada de dos años, siendo el objetivo lograr un acuerdo global en comercio e inversión que consiga ambiciosos objetivos en tres amplias áreas que son: el acceso a mercado, temas regulatorios y barreras no arancelarias (BNA), y normas, principios y nuevas formas de cooperación para hacer frente a los desafíos y oportunidades comunes del comercio mundial.

Este acuerdo traería innegables beneficios a los involucrados. Sin embargo, podría afectar de diversas formas a la región y a nuestro país. Cinco posibles escenarios son identificados. Primeramente, la remoción de las barreras arancelarias y no arancelarias para oleaginosas y los aceites vegetales en el comercio bilateral EE.UU.-UE podría desplazar exportaciones de las economías emergentes. Paraguay, como país productor, se vería afectado en este caso, enfrentando “un arancel promedio de 4,2 por ciento en los EE.UU. y de 6,6 por ciento en la UE.

En segundo lugar, terceros países se encontrarían en una situación de desventaja por el “reconocimiento mutuo de estándares de la UE y EEUU sin la armonización de estándares entre los mismos”. Esto significaría que países fuera del TTPI seguirán enfrentándose a trabas por la diferenciación de estándares. Por ejemplo, barreras a la entrada de biocombustibles de EE.UU a la UE serían reducidas, mientras que el resto de los productores deberán pasar por la costosa y complicada certificación bajo la Directiva de Energías Renovables de la Unión Europea (RED).

Asimismo, con el TTPI podría ocurrir que productos provenientes de países fuera del acuerdo no estarán en la agenda de negociación de armonización de estándares o remoción de BNAs (barreras no arancelarias). Esto afectaría directamente a algunos productos regionales como el café o frutas, sustituidos por productos de los EE.UU o la UE con costos de acceso más bajos. En cuarto lugar, la UE y los EE.UU podrían utilizar el TTPI para armonizar sus normas sobre los productos agrícolas, influenciando los estándares mundiales y facilitando sus propias exportaciones a terceros países. En este contexto, las exportaciones de países como Paraguay y los del Mercosur corren el riesgo de ser desplazadas.

Por último, el impacto sobre el comercio global de carne vacuna sería positivo para el país, aunque implicaría un periodo de transición. Según el artículo, la adecuación de los estándares sanitarios y fitosanitarios muestra que probablemente los productores nacionales se vean beneficiados con la homogeneización de las reglas para ambos mercados.

Autor: Lucas Arce

Tipo de Documento: Informe Especial

Año de Publicación: 2013

Total de páginas: 11

Editorial: CADEP

Para descargar este documento, haga click aquí.

<< Volver a Publicaciones

Comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Hacia una mayor integración regional? Las implicancias de un acuerdo de inversiones y comercio entre EEUU y UE

La negociación del Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTPI) tendría una duración aproximada de dos años, siendo el objetivo lograr un acuerdo global en comercio e inversión que consiga ambiciosos objetivos en tres amplias áreas que son: el acceso a mercado, temas regulatorios y barreras no arancelarias (BNA), y normas, principios y nuevas formas de cooperación para hacer frente a los desafíos y oportunidades comunes del comercio mundial.

Este acuerdo traería innegables beneficios a los involucrados. Sin embargo, podría afectar de diversas formas a la región y a nuestro país. Cinco posibles escenarios son identificados. Primeramente, la remoción de las barreras arancelarias y no arancelarias para oleaginosas y los aceites vegetales en el comercio bilateral EE.UU.-UE podría desplazar exportaciones de las economías emergentes. Paraguay, como país productor, se vería afectado en este caso, enfrentando “un arancel promedio de 4,2 por ciento en los EE.UU. y de 6,6 por ciento en la UE.

En segundo lugar, terceros países se encontrarían en una situación de desventaja por el “reconocimiento mutuo de estándares de la UE y EEUU sin la armonización de estándares entre los mismos”. Esto significaría que países fuera del TTPI seguirán enfrentándose a trabas por la diferenciación de estándares. Por ejemplo, barreras a la entrada de biocombustibles de EE.UU a la UE serían reducidas, mientras que el resto de los productores deberán pasar por la costosa y complicada certificación bajo la Directiva de Energías Renovables de la Unión Europea (RED).

Asimismo, con el TTPI podría ocurrir que productos provenientes de países fuera del acuerdo no estarán en la agenda de negociación de armonización de estándares o remoción de BNAs (barreras no arancelarias). Esto afectaría directamente a algunos productos regionales como el café o frutas, sustituidos por productos de los EE.UU o la UE con costos de acceso más bajos. En cuarto lugar, la UE y los EE.UU podrían utilizar el TTPI para armonizar sus normas sobre los productos agrícolas, influenciando los estándares mundiales y facilitando sus propias exportaciones a terceros países. En este contexto, las exportaciones de países como Paraguay y los del Mercosur corren el riesgo de ser desplazadas.

Por último, el impacto sobre el comercio global de carne vacuna sería positivo para el país, aunque implicaría un periodo de transición. Según el artículo, la adecuación de los estándares sanitarios y fitosanitarios muestra que probablemente los productores nacionales se vean beneficiados con la homogeneización de las reglas para ambos mercados.

Autor: Lucas Arce

Tipo de Documento: Informe Especial

Año de Publicación: 2013

Total de páginas: 11

Editorial: CADEP

Para descargar este documento, haga click aquí.

<< Volver a Publicaciones

Comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *