Página 57 - El Sistema de Pensiones de Paraguay

Versión de HTML Básico

57
Debilidades que exhibe y perspectivas de la reforma
Todos éstos elementos componentes del contexto generan también inte-
racciones o complementariedades institucionales entre sí. El conjunto de
elementos y sus complementariedades son parte importante de la explica-
ción del porqué la educación tiene tan bajo nivel, porqué la productividad
se mantiene estancada, porqué los empleos de calidad son tan escasos,
porqué las empresas invierten tan poco en investigación y desarrollo y
porqué la cobertura jubilatoria es tan reducida.
La historia también explica la baja cobertura. El sistema jubilatorio de los
trabajadores privados del Paraguay, así como el de América Latina, se re-
monta al objetivo de la Alemania de Bismarck para proporcionar seguros
de jubilación y salud a estos trabajadores. El sistema, que fue introducido
en la década de 1940, no fue diseñado ni implementado en el Paraguay con
el objetivo de proteger al trabajador rural, al empleado doméstico ni al
trabajador por cuenta propia, ni a los trabajadores informales, que consti-
tuyen la mayoría en el espectro del mercado laboral del Paraguay. El siste-
ma no se pensó para estos trabajadores sino sólo para aquellos pocos que
pudieran acceder a empleos de calidad en empresas formales, típicamente
más grandes en recursos. Es decir se pensó en la excepción y no en la
norma paraguaya (que lo es también latinoamericana): por ello hay tantos
excluidos del ahorro forzoso jubilatorio impuesto sobre la nómina en el
mercado laboral formal. Por esta historia y este diseño original tampoco
extraña la baja cobertura: es una consecuencia natural de los objetivos del
modelo bismarckiano. El sistema que da cobertura a los empleados públi-
cos fue introducido antes de la creación del Instituto de Previsión Social (IPS),
a inicios del siglo XX, y fue experimentando diversas mutaciones hasta
convertirse en la actual Caja Fiscal.
La población paraguaya con 65 años y más totaliza alrededor de 400 mil
personas actualmente y representa el 6% de la población total del país. Pa-
raguay es un país aún joven y que goza actualmente lo que muchos llaman
un “bono demográfico”: un período excepcional, cuando el predominio de
las fuerzas productivas de la juventud son capaces de generar mayores